Home Historia

Historia

El Instituto de Química Avanzada de Cataluña (IQAC) se creó para realizar investigación de excelencia en ciencias químicas básicas, pero también dirigida a resolver problemas específicos de nuestra sociedad utilizando herramientas de la interfase química-biología, la química teórica, la nanotecnología química y biomolecular y la química sostenible. En particular, se perseguirá de manera sistemática la identificación de nichos en los que nuestra experiencia pueda desarrollar contribuciones importantes y novedosas.

Aunque su creación data del año 2007, los grupos de investigación adscritos al IQAC tienen un reconocido prestigio internacional en sus respectivos campos. Entre otros, podemos destacar el diseño, síntesis y evaluación de moléculas de interés biológico, farmacológico o biológico, la química de tensioactivos y sus transformaciones; el estudio de hormonas y transformaciones enzimáticas en insectos, el desarrollo de tecnologías químicas más respetuosas con el medio ambiente, el tratamiento de residuos industriales, la investigación de péptidos y proteínas, el estudio teórico de la estructura electrónica, o la aplicación de aproximaciones nanotecnológicas para el estudio de sistemas en nanoescala, así como el desarrollo de nuevos nanomateriales y nanodispositivos, como las herramientas bioanalíticas basadas en la combinación de bioreceptores hechos a medida, nuevos derivados de ácidos nucleicos, nanoestructuras bien definidas y materiales avanzados.

Además de las líneas de investigación que se llevan a cabo, el IQAC dispone de unos servicios científico-técnicos para atender las necesidades de sus grupos de investigación o de usuarios externos. Entre estos servicios se encuentran: Servicio de Análisis Térmico y Calorimetría, Servicio de Espectroscopia y Resonancia Paramagnética Electrónica, Servicio de Microanálisis Elemental, Servicio de Síntesis de Moléculas de Alto Valor Añadido, Servicio de Dispersión de Rayos X a Ángulo pequeño, Servicio de Caracterización de Dispersiones Coloidales, Servicio de Absorción Percutánea y Servicio de Desarrollo de Anticuerpos Monoclonales y Policlonales.

El Instituto se creó en el año 2007 con el fin de adecuar los intereses científicos de un colectivo de químicos que trabajaban en el Centro de Investigación y Desarrollo (CID) así como para lograr una mayor proyección externa de sus actividades en el marco del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. A pesar de su reciente creación, el Instituto se distingue por una tradición investigadora larga y fructífera en Química Orgánica, iniciada en 1940 por el Profesor José Pascual Vila. Finalizada su actividad en la Universidad en 1967, el Profesor Pascual Vila se trasladó con sus colaboradores del CSIC al Instituto de Química Orgánica de Barcelona en el CID. En la misma época, científicos del CSIC que trabajaban en Tecnologías Químicas en el campo textil y de la piel, se incorporaron al CID. Durante muchos años este Centro ha sido un referente de la Química del CSIC en Cataluña así como en la comunidad de la investigación en química bioorgánica. Una gran parte de estudiantes graduados y post graduados formados en este Centro han tenido y tienen posiciones relevantes tanto en instituciones académicas (Universidades, CSIC) como en el sector privado. En 1996, una acción conjunta de los grupos de química bioorgánica, teórica y tecnológica con aquellos que se dedicaban a estudios relacionados con el medio ambiente, llevó a la creación del Instituto de Investigaciones Químicas y Ambientales Josep Pascual Vila (IIQAB). Durante un período de diez años, los distintos grupos de investigación han adaptado sus objetivos a la demanda de la sociedad y han emergido nuevos grupos, Fruto de esta acción, la Química Biológica, la Química Teórica y Computacional, la Química Sostenible así como diversos campos de la Química Tecnológica se han consolidado. En paralelo, potentes grupos que trabajan en la Nanotecnología Química y Biomolecular han ido emergiendo o se han incorporado al IQAC. En la actualidad, este conjunto de intereses científicos, en el que la aparente heterogeneidad de las áreas activas de investigación está claramente compensada por las muchas posibilidades que ofrece su mutua interacción, justifica la creación del IQAC como un instrumento de investigación robusto y moderno que mira al futuro basándose en dos pilares fundamentales: el entusiasmo y experiencia de su personal y la solidez de su tradición química.